Amigdalitis: Causas, incidencia y factores de riesgo.

Las amígdalas son ganglios linfáticos que se encuentran en la parte de atrás de la boca y parte de arriba en la garganta y normalmente ayudan a eliminar las bacterias y otros microorganismos para prevenir infecciones en el cuerpo.
Pueden ser invadidas por bacterias o infecciones virales al punto de inflamarse, causando una amigdalitis. La infección también puede estar presente en la garganta y áreas circundantes, causando una faringitis. La amigdalitis es extremadamente común, sobre todo en los niños.
Síntomas
* Irritación de la garganta
--*persistente por más de 48 horas
--*posiblemente severo
*Dificultad al deglutir
*Dolor de cabeza
*Fiebre, escalofríos
*Sensibilidad de la mandíbula y la garganta
*Cambios en la voz, pérdida de la voz

Signos y exámenes:
El médico hace una inspección de la boca y la garganta en busca de amígdalas visibles y agrandadas que por lo general están enrojecidas y pueden tener manchas blancas. Los ganglios linfáticos de la mandíbula y el cuello pueden estar agrandados y sensibles al tacto.

Un cultivo de las amígdalas puede mostrar una infección bacteriana. Se puede hacer un cultivo para verificar la presencia de estreptococos, pues ésta es la manifestación más común y peligrosa de la amigdalitis. Para obtener un diagnóstico rápido, el médico puede realizar un examen rápido para detectar estreptococos, tomando una muestra de la garganta con un hisopo.

Tratamiento
Si la causa de la amigdalitis es una bacteria, como el estreptococo, la infección se puede curar con antibióticos, los cuales se pueden administrar mediante una inyección única o con un tratamiento de antibióticos orales durante 10 días.

Los antibióticos orales tienen que administrarse de forma continua y no pueden suspenderse sólo porque ya no hay molestia, pues la infección no se cura si no se completa el tratamiento. Algunos médicos tratan todas las amigdalitis con antibióticos para prevenir complicaciones relacionadas con los estreptococos, mientras que otros sólo tratan las infecciones bacterianas o por estreptococos conocidas para minimizar la posibilidad de una reacción al antibiótico.

La persona debe guardar reposo para permitir que el organismo se recupere. El consumo de líquidos, sobre todo tibios (no calientes), templados y muy fríos pueden aliviar la garganta. Asimismo, las gárgaras con agua tibia con sal o el consumo de pastillas para el dolor de garganta (que contengan benzocaína o ingredientes similares) pueden reducir el dolor.

Se pueden usar medicamentos que no necesiten receta médica para reducir el dolor y la fiebre, pero NO se debe administrar aspirina en los niños si la infección fuera viral, ya que puede estar asociada con el síndrome de Reye.

Es posible que algunas personas tengan que recurrir a la cirugía para eliminar las amígdalas (amigdalectomía).

Expectativas (pronóstico)
Los síntomas de la amigdalitis tienden a mejorar a los dos o tres días de iniciado el tratamiento y, por lo general, la infección está curada para entonces, aunque se puede necesitar más de un tratamiento completo de antibióticos.
Las complicaciones de una amigdalitis por estreptococos no tratada pueden ser graves. Se puede recomendar una amigdalectomía si la amigdalitis es severa, recurrente o no responde a los antibióticos.

Complicaciones
* Faringitis: bacteriana
* Faringitis: viral
* Deshidratación por la dificultad para deglutir líquidos
* Obstrucción de la vías respiratorias por agrandamiento de las amígdalas
* Absceso periamigdalino o absceso en otras partes de la garganta
* Fiebre reumática y trastornos cardiovasculares consecuentes
* Insuficiencia renal
* Glomerulonefritis posestreptocócica


Situaciones que requieren asistencia médica

Se debe buscar asistencia médica si el ardor de garganta persiste por más de 48 horas, si está acompañado de otros síntomas de amigdalitis, si los síntomas empeoran o si se desarrollan nuevos síntomas.

Prevención
Si la persona es susceptible a la amigdalitis, debe evitar el contacto con personas que tengan amigdalitis o irritación en la garganta de origen bacteriano.

Fuente:Enciclopedia Médica en Español. (E.M.E)
Confirman que la inflamación de las encias es una factor de riesgo para el infarto
Tan importante como el tabaco, la obesidad, el sedentarismo o la diabetes. Así debería ser considerada la inflamación de las encías o periodontitis por las guías de prevención del rie...
El gusto por el alcohol está en nuestros genes
Un estudio, publicado en la revista "Alcoholism: Clinical & Experimental Research", indica que variaciones en el genoma producen una percepción más intensa del sabor amargo, ge...
 
La falta de hierro durante el embarazo podría asociarse con el autismo
Un menor consumo de hierro durante el embarazo podría aumentar el riesgo de autismo. Lo asegura una investigación publicada en "American Journal of Epidemiology" que ha analiza...
La migraña podría aumentar el riesgo de párkisón
Las personas que sufren de migraña en la mediana edad pueden ser más propensas a desarrollar enfermedad de Parkinson u otros trastornos del movimiento cuando sean más mayores. Así, se...
 
 ir