Las nalgas obesas dejan la terapia con medicamentos detrás.

Un "exceso de equipaje" ya no es tan sólo una preocupación cosmética. La grasa excesiva en los glúteos, especialmente en las mujeres, puede reducir la efectividad de las vacunas, los analgésicos, los anticonceptivos y los medicamentos contra las náuseas, que se inyectan generalmente en los glúteos, los músculos de las nalgas, informan investigadores.

"Somos los primeros en reportar que la mayoría de las inyecciones intramusculares en los glúteos no son efectivas en la población occidental adulta", afirmó Victoria O. Chan, investigadora del Hospital Adelaida y Meath de Dublín, Irlanda, e investigadora principal del estudio.


Afirmó que la obesidad es la principal razón por la que los medicamentos con frecuencia no llegan a los pacientes que reciben una inyección en el trasero. Los hallazgos serán presentados el lunes en la reunión anual de la Radiological Society of North America en Chicago.

En el estudio, Chan y sus colegas evaluaron a 50 pacientes, la mitad hombres y la otra mitad mujeres, entre los 21 y 87 años de edad. Todos recibieron medicamentos por inyección intramuscular en los glúteos y tenían citas para recibir evaluaciones por tomografía computarizada.

Los investigadores inyectaron los medicamentos junto con un milímetro de aire y entonces realizaron la evaluación por TC para establecer la localización de la burbuja de aire y el medicamento, lo que los ayudaba a detectar si la medicina llegaba al músculo, donde podía ser absorbido, o si se quedaba en la grasa.

El cuadrante superior externo del glúteo es el lugar preferido para las inyecciones intramusculares de medicinas. Esta área tiene relativamente pocos nervios, huesos y vasos sanguíneos importantes que podrían ser dañados por la aguja, pero la multitud de vasos sanguíneos de esta área hacen que los medicamentos sean absorbidos fácilmente por el sistema.

Sin embargo, en su investigación, Chan encontró que sólo el 32 por ciento de los medicamentos inyectados en realidad llegaron a los músculos. Las inyecciones no dieron en el blanco con mucha mayor frecuencia entre las mujeres que entre los hombres, añadió.

En general, el 56 por ciento de las inyecciones aplicadas a los hombres alcanzaron sus glúteos, en comparación con sólo el 8 por ciento de las administradas a las mujeres. Sólo dos de las 25 mujeres recibieron medicamentos inyectados que alcanzaros sus músculos.

Chan apuntó que es difícil saber cuánta grasa en los glúteos constituye demasiada grasa para la inyección promedio.

"El mejor estimado del espesor de la grasa se puede hacer al oprimir el cuadrante superior externo del glúteo. Si se tiene en cuenta que la longitud de la aguja utilizada es de aproximadamente 3 centímetros (1.18 pulgadas), es lógico que mientras más obeso sea el paciente, menos probabilidades habrá de que la aguja alcance al músculo por debajo de la grasa", añadió.

v "El profesional médico tendrá que usar su juicio clínico en cuanto al espesor de la grasa, tanto en hombres como en mujeres", apuntó.

Los que tengan grasa excesiva en los glúteos podrían necesitar una aguja más larga para que la inyección funcione efectivamente, afirmó.

Otro experto, el Dr. William E. Palmer, director de imágenes muscoesqueléticas del Hospital General de Massachusetts, en Boston, dijo que los enfermeros que tienen experiencia en administrar inyecciones en los glúteos "saben todo sobre ello. Los enfermeros administran las inyecciones y pueden ver el efecto o falta de efecto".

Los pacientes con traseros amplios que notan que una medicina que se les inyecta no está funcionando deben mencionárselo a su médico, apuntó Palmer.

Entonces, además de una aguja más larga, ¿cuál es la solución a este problema?

"Si el glúteo es demasiado grueso para una inyección intramuscular, podría haber pocas alternativas además de seleccionar una ruta diferente de administración, si eso es posible, como la administración intravenosa del medicamento", señaló Palmer. También, el medicamento podría ser inyectado en los músculos cuadriceps de la cadera u otro lugar, añadió.

Tanto Chan como Palmer dijeron que es imposible definir un "límite" de índice de masa corporal (IMC) en el que los pacientes que sobrepasen ese peso tengan problemas con las inyecciones en los glúteos.

"Los pacientes muy delgados pueden tener grasa muy gruesa en los glúteos", apuntó Palmer, "mientras que pacientes mórbidamente obesos que tienen la mayor cantidad de peso en el abdomen pueden tener unos glúteos minúsculos".

Los médicos y enfermeros deben evaluar qué es lo mejor en cada caso, afirmó.

Fuente:
Nlm.nih.gov.
El alcoholismo produce daños a la materia blanca del cerebro, según muestran los escáneres
El alcoholismo daña la materia blanca en todo el cerebro y este daño puede detectarse con escáneres cerebrales, según los investigadores....
Trabajar en el turno de noche ralentiza el metabolismo, sugiere un estudio
Trabajar de noche y dormir de día podría ralentizar el metabolismo del cuerpo, sugiere un pequeño estudio....
 
Demasiadas "grasas trans" nos hacen perder la memoria
Mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, hipertensión, diabetes, obesidad… y ahora deterioro cognitivo. Un elevado consumo de grasas trans parece estar vinculado a una peor memoria,...
El estrés emocional afecta al corazón de las mujeres
Es más probable que el estrés emocional afecte físicamente a las mujeres jóvenes con enfermedades cardiacas que a los hombres con enfermedades cardiacas y a las personas mayores de am...
 
 ir