Logo de netsaluti


alzheimer

El ejercicio contra la demencia

Científicos en Suecia indicaron que el ejercicio regular puede ayudar a reducir el riesgo de padecer del mal de Alzheimer y la demencia entre personas de edad avanzada. Los investigadores hallaron que las personas que hacen ejercicios por media hora al menos dos veces a la semana durante la tercera edad tienen la mitad de posibilidades de desarrollar la demencia en la medida en que envejecen.


El aceite de oliva virgen extra preserva la memoria y protege al cerebro frente al alzhéimer

Cada día hay un mayor número de evidencias que constatan que la dieta mediterránea es buena, muy buena, para la salud. No en vano, infinidad de estudios han constatado las bondades de este tipo de alimentación a la hora de proteger frente al desarrollo de diversas enfermedades, caso de la obesidad y las patologías cardiovasculares.



Pérdida de la memoria con la edad: qué es normal y qué no es normal

¿Cómo almacena la información el cerebro? La información se almacena en diferentes partes de su memoria. La información almacenada en la memoria a corto plazo puede incluir el nombre de una persona que usted acabó de conocer hace un momento. La información almacenada en la memoria reciente puede incluir lo que usted comió durante el desayuno. La información almacenada en la memoria remota incluye cosas que usted almacenó en su memoria hace años, tal como memorias de su niñez.



Peces contra el Alzheimer

Un grupo de científicos de Gales se han propuesto descubrir exactamente cómo el aceite que se encuentra en los peces puede proteger contra el mal de Alzheimer. Al parecer el comer carne de pescados como el salmón, las sardinas y las caballas reduce el riesgo de desarrollar demencia. Ahora, una investigación de la universidad de Cardiff busca establecer cómo puede ayudar a curar la enfermedad.



Mutaciones en ADN vinculadas a enfermedad de Alzheimer.

Las mutaciones genéticas subyacentes en la mayor parte de los casos de la enfermedad de Alzheimer se encuentran en las centrales energéticas de las células, llamadas mitocondrias, indican investigadores estadounidenses. Científicos dijeron que habían hallado mutaciones en el ADN mitocondrial en el 65 por ciento de los pacientes estudiados que murieron de la enfermedad de Alzheimer pero, sin embargo, no encontraron alteraciones genéticas en las personas que murieron por otras causas.