Logo de netsaluti


cáncer

Identificados los primeros indicadores de pronóstico para el cáncer de mama más agresivo

Investigadores del CNIO describen una clasificación exitosa de pacientes de cáncer de mama triple negativo, que por primera vez discrimina a las que se curan de las que podrían recaer e identifica nuevas dianas farmacológicas


Investigadores chinos descubren proteínas clave asociadas al cáncer de pulmón

Probaron 1.530 factores de transcripción y descubrieron que once de ellos eran supresores tumorales que impedían el crecimiento de células cancerígenas, mientras que otros diez tenían el potencial de causarlo



Osteosarcoma en niños

El osteosarcoma es un tipo de cáncer en los huesos. Con mayor frecuencia comienza en un hueso de la pierna (ya sea en el fémur o en la tibia) en la área de la rodilla, o en el hueso de la parte superior del brazo (el húmero) cerca del hombro. El osteosarcoma puede expanderse (metastatizarse) a otras partes del cuerpo; con mayor frecuencia a los pulmones o a otros huesos.



Cáncer, detección temprana

Para muchos tipos de cáncer es más fácil tratar o curar el cáncer si se detecta temprano. Existen muchos tipos de cáncer diferentes, pero la mayoría de los cánceres comienzan con células anormales que crecen fuera de control, formando un bulto que se llama tumor. El tumor puede continuar creciendo hasta que el cáncer comienza a expanderse a otras partes del cuerpo. Si el tumor se encuentra cuando aún está muy pequeño, curar el cáncer puede ser fácil. Sin embargo, entre más tiempo pase sin que el cáncer sea reconocido, mayor será la probabilidad de que el cáncer se expanda. Esto hace que el tratamiento sea más difícil.



¿Sabe que es el Melanoma intraocular?

El melanoma intraocular, un cáncer poco común, es una enfermedad en la cual se encuentran células cancerosas (malignas) en la parte del ojo llamada la úvea. La úvea incluye el iris (la parte de color del ojo), el cuerpo ciliar (un músculo en el ojo) y la coroides (una capa de tejido en la parte posterior del ojo). El iris se abre y se cierra para controlar la cantidad de luz que entra en el ojo. El cuerpo ciliar cambia la forma del lente dentro del ojo para que pueda enfocarse.