Logo de netsaluti


El efecto prolongado del alcohol


Publicado el: 24-11-2017

La bebida afecta las funciones más complejas del cerebro. Un nuevo estudio realizado en Canadá sugiere que los efectos del alcohol en el funcionamiento del cerebro son más prolongados de lo que se tenía pensado. Según la investigación, la bebida sigue afectando negativamente ciertas funciones, incluso cuando la persona cree que ya está sobria.

Un nuevo estudio realizado en Canadá sugiere que los efectos del alcohol en el funcionamiento del cerebro son más prolongados de lo que se tenía pensado. Según la investigación, la bebida sigue afectando negativamente ciertas funciones, incluso cuando la persona cree que ya está sobria. Los científicos examinaron los efectos del alcohol sobre funciones cerebrales complejas como pensamientos abstractos, capacidad para planificar y la habilidad de supervisar nuestro propio comportamiento.

Encontraron que el desempeño en esas áreas seguía siendo afectado, incluso cuando la concentración de alcohol en la sangre había disminuido a tal punto que las personas no se daban cuenta de su efecto. De hecho, el efecto en esas funciones del cerebro parecía más pronunciado a medida que la concentración de alcohol en la sangre comenzaba a descender de su punto más alto.

Efecto al volante

Los investigadores compararon el desempeño de voluntarios que ingirieron una mezcla de alcohol y jugo de naranja con otras personas que tomaron bebidas no alcohólicas. El profesor Robert Pihl, de la Universidad de McGill en Montreal, Canadá, señaló que los resultados tenían serias implicaciones para actividades tales como conducir vehículos. "Las personas que creen que es suficiente esperar dos horas para ir a casa, en realidad puede que tengan que esperar seis horas". También indicó Pihl que la persona podría estar más vulnerable cuando menos se lo espera. "El bebedor que está en proceso de recuperar la sobriedad es probablemente más peligroso, por ejemplo, que el bebedor que aún sigue consumiendo alcohol". La investigación fue publicada en la revista Alcoholism: Clinical & Experimental Research.

En alianza con BBCMundo