Logo de netsaluti


Información sobre la hipertensión


Publicado el: 05-06-2018

La hipertensión (o presión sanguínea alta) causó la muerte de 49,707 estadounidenses en el año 2002. Debido a que las consecuencias asociadas con la hipertensión son tan graves, es importante realizar una detección temprana y hacerle tratamiento y control a la enfermedad. La hipertensión aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares, que son dos de las principales causas de muerte en los Estados Unidos. Cerca de 1 en 3 estadounidenses adultos tienen hipertensión. La hipertensión afecta a cerca de 2 en 5 afroamericanos, 1 de 5 hispanos e indio americanos y a 1 de 6 asiáticos.

¿Qué indican los números cuando se toma la presión sanguínea? La presión sanguínea se escribe a menudo con dos números. El número superior (sistólico) representa la presión cuando el corazón está latiendo. El número inferior (diastólico) representa la presión cuando el corazón está descansando entre latidos. 

La hipertensión entre los adultos se define como una presión sistólica de 140 mmHg o mayor, o una presión diastólica de 90 mmHg o mayor. 

Para los adultos, una presión sanguínea normal es una presión sistólica menor de 120 y una presión diastólica menor de 80. 

La pre-hipertensión se define como una presión sistólica de 120 a 139 mmHg o una presión diastólica de 80 a 89 mmHg. Las personas con pre-hipertensión tienen un mayor riesgo de tener hipertensión algún día. 

Entre las personas que tienen hipertensión, el 30% no sabe que la tienen. 

La hipertensión es fácilmente detectable y por lo general se controla con o sin medicamentos al modificar el estilo de vida (por ejemplo, al aumentar la actividad física) o reducir la sal en la dieta. 

El Comité Nacional Conjunto sobre Prevención, Detección, Evaluación, y Tratamiento de la Hipertensión (Joint National Committee on Prevention, Detection, Evaluation, and Treatment of High Blood Pressure, JNC-7) recomienda que los adultos se hagan tomar la presión.

AVISO LEGAL

Toda la información que se brinda en esta nota está destinada al conocimiento general. En ningún caso sustituye el asesoramiento de un médico. No olvide consultar a su médico ante cualquier duda que pudiera tener con relación a su estado de salud.

En alianza con AAFP