Logo de netsaluti


Inyecciones sin agujas, sin dolor.


Publicado el: 04-12-2017

Esa especie de pellizco que se siente cuando la aguja traspasa lentamente la piel para que el denso líquido llegue al músculo o a la vena, puede ser una experiencia del pasado. Un equipo de científicos estadounidenses de la universidad de Harvard desarrolló un método para suministrar medicinas a través de la piel sin necesidad de inyecciones con agujas hipodérmicas.

Un equipo de científicos estadounidenses de la universidad de Harvard desarrolló un método para suministrar medicinas a través de la piel sin necesidad de inyecciones con agujas hipodérmicas.

La técnica, llamada microescisión, utiliza una corriente de gas para bombardear una pequeña superficie de la piel con un óxido de aluminio inerte.

Este gas contiene partículas filosas que despejan una capa de la piel y crean pequeños huecos por el que pasa la droga, en un proceso que dura menos de 20 segundos.

Este desarrollo puede beneficiar a personas que están bajo tratamientos regulares, como los diabéticos.

Una de las funciones principales de la piel es proteger el sistema biológico del mundo exterior.

Por ello, la aplicación de medicinas a través del muro dérmico ha sido siempre un desafío de la medicina y la única solución hasta ahora han sido las agujas hipodérmicas.

El experimento

Este desarrollo puede beneficiar a personas que están bajo tratamientos regulares, como los diabéticos.

Los investigadores de la División de Ciencia y Tecnología de la Universidad de Harvard-MIT probaron la técnica de los microconductos con un anestésico local (lidocaína) a un grupo de voluntarios.

Después de realizar la microescisión, para crear cuatro microconductos en una zona pequeña, aplicaron en la región un parche empapado con el anestésico.

A los dos minutos el sitio estaba totalmente insensibilizado, lo que demostró que la medicina había sido bien aplicada.

James Weaver, director del equipo de científicos, explicó que el efecto de la anestesia dura más en sectores donde los microconductores son más profundos y llegan a la sangre.

Agregó que es posible que el flujo sanguíneo impida la propagación de la lidocaína o que la coagulación obstruya los microconductores creando una concentración de la sustancia.

Sin embargo, el doctor Weaver señaló que estos microconductores que producen sangre podrían ser útiles para los diabéticos que tienen que pincharse un dedo cada vez que desean determinar el nivel de glucosa en su torrente sanguíneo.

En alianza con (Cnn en Español)