Logo de netsaluti



Angiopatía amiloide cerebral



La angiopatía amiloide cerebral (AAC) es una afección en la cual las proteínas llamadas amiloides se acumulan en las paredes de las arterias cerebrales. La AAC incrementa el riesgo de accidente cerebrovascular causado por sangrado y demencia.

La causa de la AAC se desconoce. Algunas veces, se puede transmitir de padres a hijos.

Las personas con AAC tienen depósitos de proteína amiloide en las paredes de las arterias del cerebro. La proteína generalmente no se deposita en ninguna otra parte del cuerpo.

El mayor factor de riesgo es la edad avanzada. Se observa con mayor frecuencia en personas mayores de 55 años.

La AAC puede causar sangrado intracerebral. Normalmente el sangrado ocurre en las partes exteriores del cerebro, llamadas lóbulos, y no en las zonas profundas. Los síntomas ocurren debido a que el sangrado en el cerebro daña el tejido cerebral. Algunas personas presentan problemas graduales con la memoria. Cuando se realiza una tomografía computarizada se presentan señales de que ha habido sangrado en el cerebro del que pudieron no haberse dado cuenta.

Si hay mucho sangrado, se presentan síntomas inmediatos que se parecen a un accidente cerebrovascular. Estos síntomas incluyen:

  • Somnolencia
  • Dolor de cabeza (generalmente en cierta parte de la cabeza)
  • Cambios neurológicos que pueden comenzar de manera súbita, como confusión, delirio, visión doble, visión reducida, cambios de sensibilidad, dificultad para hablar, debilidad o parálisis
  • Convulsiones
  • Estupor o coma (poco común)
  • Vómitos

Si el sangrado no es grave o generalizado, los síntomas pueden incluir:

  • Episodios de confusión
  • Dolores de cabeza que aparecen y desaparecen
  • Pérdida de la función mental (demencia)
  • Debilidad o sensaciones inusuales que aparecen y desaparecen, y que comprometen áreas más pequeñas
  • Convulsiones

No existe tratamiento efectivo conocido. El objetivo del tratamiento es aliviar los síntomas. En algunos casos, se requiere rehabilitación para la debilidad o la torpeza. Esto puede incluir fisioterapia, terapia ocupacional o terapia del lenguaje.

Algunas veces, se utilizan los medicamentos que ayudan a mejorar la memoria, como los usados para tratar la enfermedad de Alzheimer.

Las convulsiones, también llamadas crisis amiloides, se pueden tratar con anticonvulsivos.

 

En alianza con medlineplus