Logo de netsaluti



Atrofia muscular



Es el desgaste o pérdida del tejido muscular.

Existen dos tipos de atrofia muscular: por desuso y neurogénica. 

La atrofia por desuso es causada por no usar los músculos lo suficiente. Este tipo de atrofia a menudo se puede revertir con ejercicio y una mejor nutrición. Las personas más afectadas son aquellas que:

  • Tienen trabajos que requieren que estén sentados, problemas de salud que limitan el movimiento, o disminución en los niveles de actividad.
  • Están postradas en cama.
  • No pueden mover las extremidades debido a un ataque cerebrovascular u otra enfermedad cerebral. 

La atrofia neurogénica es el tipo más grave de atrofia muscular. Puede deberse a una lesión, o una enfermedad, en los nervios que se conectan a los músculos. Este tipo de atrofia muscular tiende a suceder más repentinamente que la atrofia por desuso.

Algunos ejemplos de enfermedades que afectan los nervios que controlan los músculos:

  • Esclerosis lateral amiotrófica (ELA o enfermedad de Lou Gehrig)
  • Daño a un solo nervio, como el síndrome del túnel carpiano
  • Síndrome de Guillian-Barre
  • Daño a los nervios causado por una lesión, diabetes, toxinas o alcohol
  • Polio (poliomielitis)
  • Lesión de médula espinal

Se recomienda un programa de ejercicios para ayudar a tratar la atrofia muscular. Algunos de los ejercicios se pueden realizar en una alberca para reducir la carga muscular, y otros tipos de rehabilitación. Su proveedor de atención médica le puede dar más información sobre esto.

Las personas que no pueden mover de forma activa una o más articulaciones pueden hacer ejercicios usando dispositivos ortopédicos o férulas(tablillas).

Llame a su proveedor si presenta una pérdida muscular prolongada e inexplicable. Con frecuencia, esto se puede ver cuando uno compara una mano, un brazo o una pierna con la otra.

En alianza con medlineplus