Logo de netsaluti




A

Asfixia por obstrucción de la tráquea

La asfixia se produce por la obstrucción de las vías respiratorias por algún elemento. Los primeros auxilios que se deben aplicar comprenden la eliminación de los elementos que impiden el paso del aire a los pulmones.

Esto es más común en los niños. Una canica, una moneda o un botón pueden atascar el paso del aire provocando la asfixia. En los adultos, la mayoría de las veces se da con los alimentos que pueden ir por el camino equivocado y causarles la asfixia.

Primeros auxilios en caso de asfixia (atragantamiento) en adultos

  • Cuando la víctima está de pie colócate detrás de ella, pon tus brazos alrededor de la cintura: la mano derecha en forma de puño cerrado en la parte superior del abdomen de la persona afectada (a la altura de la boca del estómago, donde se unen las costillas), y la mano izquierda tomando el puño, rodeando con los brazos la base del tórax. Presiona tu puño contra el abdomen de la víctima con un empuje rápido hacia arriba. Repítelo varias veces si es necesario hasta que el cuerpo extraño sea expulsado fuera de la tráquea.
  • Cuando la víctima está sentada, colócate detrás de la silla y realiza la misma maniobra.
  • Si la víctima está tumbada, ponla boca arriba. Colócate frente a la víctima, arrodíllate a horcajadas sobre las piernas de la víctima, pon tus manos una encima de la otra, coloca el talón de tu mano sobre el abdomen entre la costillas flotantes y la caja torácica. Pulsa en el abdomen de la víctima con un empuje rápido hacia arriba y repítelo varias veces, si es necesario. Si la víctima vomita, colócala de costado y límpiala para evitar la asfixia. Tras la expulsión de las partículas de alimentos o cuerpos extraños que provocaban la obstrucción, puede ser necesario aplicar respiración artificial.

Primeros auxilios en caso de asfixia (atragantamiento) en bebés

  • Acuesta al bebé boca abajo, a lo largo de tu brazo y utiliza tu regazo o el muslo como apoyo. Sostén el pecho del bebé en tu mano y la mandíbula con tus dedos. Mantén la cabeza del bebé apuntando hacia abajo, a un nivel más bajo que el cuerpo. Da hasta 5 golpes fuertes y rápidos entre los omóplatos del bebé, utilizando la base de la palma de la mano libre. Si todavía no tienes éxito, puedes inducir el vómito haciendo pasar dos dedos rectos por la parte posterior de la garganta.
En alianza con medlineplus