Logo de netsaluti




A

Asma

Esta es una afección en la que se estrechan repentinamente las vías respiratorias causando dificultad en la respiración, especialmente en la exhalación. Alergias, infecciones, ansiedad o tensión pueden desencadenar un ataque de asma.

Resulta más difícil inhalar y expirar y se genera un sonido característico al respirar, denominado sibilancia. Es muy común que los afectados experimenten una sensación de ahogo o asfixia y que aumente el ritmo cardíaco, así como la frecuencia respiratoria. Debido al déficit de oxígeno, los labios y la piel se tornan de color azulados y se presenta sudoración fría, debido al aumento de adrenalina característico de una situación de estrés.

Primeros auxilios ante un ataque de asma

En caso de sufrir un ataque de asma, se debe reaccionar rápidamente:

  • Se debe mantener la calma.
  • Si se está en tratamiento con inhaladores, hay que usarlos inmediatamente.
  • En caso necesario, aflojar la ropa del paciente para evitar la sensación de asfixia.
  • Existen ciertas técnicas de respiración que pueden servir de ayuda: 1.Sentarse inclinado hacia adelante, posar los antebrazos en los muslos o una mesa y relajar los hombros y la cabeza. 2. Respirar lentamente por la nariz, manteniendo la boca cerrada e inflando ligeramente los carrillos.
  • Si el paciente no percibe mejoría o incluso empeora, hay que volver a utilizar el inhalador. Si el médico ha recomendado un medicamento con cortisona, es importante tómalo lo antes posible.

¿Cuándo se necesita ayuda profesional?

Si después de llevar a cabo estas medidas el paciente sigue sin mejorar hay que acudir a un centro sanitario o, en caso de que sea necesario, avisar a una ambulancia tan pronto como sea posible, ya que en caso de no ser tratado adecuadamente, un ataque de asma agudo puede llegar a ser mortal.

En alianza con medlineplus