Logo de netsaluti

La definición oficial de Medicina Familiar según la American Academy of Family Physicians es la siguiente:

“Se trata de la especialidad médica que proporciona atención sanitaria continua e integral al individuo y a la familia.Es la especialidad que integra las ciencias biológicas, clínicas y de comportamiento.El ámbito de la medicina familiar abarca todas las edades, ambos sexos, cada uno de los sistemas orgánicos y todas las enfermedades.

La medicina de familia es la continuación y actualización del histórico médico de cabecera y se define únicamente en el contexto familiar.

Como implica su definición, incluye el manejo del paciente en la salud y en la enfermedad, una relación especial con el enfermo y con la familia y un enfoque integral del cuidado de la salud “.

Las nuevas políticas de salud hacen posible que todos los miembros de las familias tengan acceso a los Servicios de Salud. Esta situación facilita la implementación de un modelo de atención con enfoque familiar. Para ello es necesario modificar la cultura de atención, sensibilizar y capacitar al personal que trabaja en servicios, adecuar el sistema de información de manera que permita extender la atención desde el individuo a la familia, extender las acciones de promoción y prevención a grupos familiares y comunitarios seleccionados por riesgos, problemas y/o ciclo vital.

Tradicionalmente la atención del paciente ha sido fragmentada considerando sólo su enfermedad y no su bienestar.Esto ha conducido al deterioro de la calidad de la atención, poca satisfacción del paciente, poca preocupación por la prevención y el auto cuidado.

Con el enfoque familiar se ve a la persona dentro de un sistema familiar e inmerso en un contexto social y cultural que condiciona su bienestar y aporta factores de riesgo de enfermar y factores protectores de su salud. Estos factores van a condicionar el estado de salud de la persona.

Se puede brindar atención integral al paciente motivando en él y su familia la participación en el auto cuidado, adherencia al tratamiento, bienestar y satisfacción.



Principios Fundamentales de la Medicina Familiar

La Medicina Familiar sigue unos principios básicos en la práctica, los cuales fueron definidos por Ian McWhinney, uno de los precursores de la Medicina Familiar, y son los siguientes:

El médico familiar debe:

- Comprometerse con la persona y su familia, más que con la técnica, sexo o un órgano afectado.

- Buscar la comprensión del contexto alrededor del padecimiento de sus pacientes y entender que los problemas o las situaciones de salud no ocurren aisladamente; múltiples aspectos del contexto y la cultura de la persona influyen directamente en la aparición y el comportamiento de las enfermedades y los problemas de salud, a la vez que son influenciados por ellos.

- Considerar cada encuentro con el paciente como una oportunidad para la educación o la prevención.

- Manejar un enfoque centrado en la Familia.

- Valorar a sus pacientes y familias con un enfoque de riesgo.

- Actuar como parte de la red comunitaria de apoyo y atención sanitaria.

- Adquirir un mayor y más profundo conocimiento de sí mismo, de sus fortalezas y debilidades, y de sus facilitadores y limitantes, para establecer una comunicación eficiente y evitar que sus sentimientos y valores le produzcan juicios que contaminen la atención cálida, respetuosa y honesta que debe brindar a las personas de su comunidad.

- Saber manejar los recursos con racionalidad y eficiencia. Los médicos de Atención Primaria, dada la creciente importancia que se les está asignando como puertas de entrada al sistema de atención médica, se están transformando en “primera línea o guardabarreras” (gatekeepers en la definición estadounidense) con el objeto de procurar un uso más apropiado y equitativo de los servicios disponibles.

- El médico de familia debería vivir cerca de donde viven sus pacientes y, en lo posible, procurar verlos en todas las instancias de atención: consultorio, sala de internación, domicilios, etcétera. La asignación del tiempo para cada una de ellas depende del ámbito de la atención (urbano vs. rural), así como de la distancia entre el lugar donde el médico vive y el lugar donde trabaja.